13/1/13

Impiden presentqación de libro sobre el Che Guevara

INFORMACIÓN SOBRE LOS SUCESOS ACAECIDOS CON MOTIVO DE LA PRESENTACIÓN EN PARÍS DE MI LIBRO AMANECER EN LA HIGUERA (EN FRANCÉS)

Sábado, 12 de enero de 2013 -Desde unos días antes de las pasadas fiestas de Navidad, establecí contacto con la Maison de L’Amerique Latine en París, para la presentación en dicha ciudad, de mi libro Amanecer en la Higuera (en francés "Le Point du jour à La Higuera") . En él se trata de la amistad surgida entre dos  protagonistas de los últimos momentos de la vida de Che Guevara: Félix Ismael Rodríguez Mendigutía, ex agente de la CIA que planificó su captura y Benigno (Dariel Alarcón) uno de los pocos cubanos que pudo salir vivo de aquella aventura.
El día 14 de diciembre me trasladé a París para coordinarlo todo. Quería ver el sitio y cerciorarme de que reunía las condiciones adecuadas.
Este evento tenía  un significado especial, ya que, por primera vez desde que ambos hombres se conocieron surgiendo una buena amistad, iban a compartir estrado. La presentación la haría la afamada y acreditada escritora, Zoe Valdes.
Pocos días después se enviaron los libros necesarios  y el día 11 el Sr. Félix Rodriguez, salió de Miami, con destino a París, donde actualmente se encuentra. Por mi parte, lo tenía todo organizado para marchar el próximo lunes.
Todo bien, sin ningún problema, hasta que al día de ayer, recibí la carta  que adjunto, en la que se me comunicaba la suspensión del acto, por los motivos que ustedes pueden ver.
(click en la imagen para agrandar)
A la vista de la misma, me surgen numerosas preguntas: ¿Es esa la democracia francesa, que tanto presume de libertad? ¿Hasta que punto los hombres de Castro están infiltrados en nuestra sociedad?  ¿Podemos vivir tranquilos, los que decidimos contar la verdad?. Estas y numerosas otras más me vienen a la mente.
Hasta ahora, había recibido amenazas, incluso alguna de muerte, con la publicación de mi libro “Desde el Corazón de Irán”. Amenazas a las que no di crédito, pensando que eran cosa de un fanático islamista, algo aislado. A la vista de esta nueva situación, está claro, ya no hay dudas, de que nuestras sociedades y nuestra libertad, están más en peligro que nunca.
Pero quiero informar, que si los que han forzado esta anulación, pretendían callar mi voz, no lo van a conseguir. Al contrario, esto renueva mis fuerzas y  a partir de ahora, intentaré, con más empeño y entusiasmo su difusión. A partir de hoy el libro estará a la venta en Amazon,  en inglés, con ello ya podrá ser leído en inglés, francés y español.
Al mismo tiempo les anuncio que el próximo día 7 de enero, será presentada la versión inglesa en la Casa Bacardí de la Universidad de la Florida en Miami ¡Espero que no suceda como en París!.
También quisiera aprovechar, para ponerme a disposición de todas las personas interesadas en ampliar esta información.
Asimismo, decir que si hay alguna institución en París u otra ciudad, dispuesta a correr el riesgo de esta presentación, no dude en que asistiré.
Por último, quisiera lanzar un mensaje a las autoridades que correspondan, pidiéndoles que inicien una investigación sobre estos acontecimientos y otros similares que se producen en nuestras “Democracias” y tomen las medidas oportunas
Atentamente,
Rafael Cerrato

Fuente: Blog del Autor Rafael Cerratohttp://www.gotasdeprimavera.com/2013/01/informacion-sobre-los-sucesos-acaecidos.htmlhttp://www.gotasdeprimavera.com/2013/01/informacion-sobre-los-sucesos-acaecidos.html

21/6/11

A los muertos de ayer y de hoy


Extracto del Libro
"El Bronce vale y otras crónicas"
Por Eduardo Mesa 
Editorial Silueta

Aidita siempre me decía que el Che era un asesino, yo iba hasta su casa en la calle Espada para pelarme porque en la Habana hubo un momento que no había barberos y a Lope el Palomero, mi barbero de siempre, le había dado un infarto.

El Che Guevara le mató el primer novio a Aidita, está de más decir que no podía ver al “guerrillero heroico” ni en pintura. Afortunadamente, Aidita estuvo varios años sin visitar mi casa, así no pudo ver cuando quitaron el Sagrado Corazón de Jesús y pusieron un afiche del Che. Yo me di el gusto de botar aquella foto años más tarde, de colocar otro Corazón de Jesús en la sala, aunque este no era tan lindo como el otro, que se deshizo de viejo en un armario.

Aunque a Aidita la gente no le hacía mucho caso, yo le creía. ¿Para qué iba a inventarse aquella historia? ¿Para qué iba a contármela? Rodeada por sus gatos, mientras me daba los cortes en la patilla con una navaja, hablaba a veces de su primer amor, con ira todavía y desconsuelo. El difunto Bobby era chofer de un patrullero, lo fusilaron en los primeros días, sin el debido proceso, como a todos. Puede que Bobby cometiera algún crimen, puede que no. El Che fusiló a muchos que eran inocentes y a otros cuyo único delito fue rebelarse ante el nuevo orden que se avecinaba, son crímenes que están documentados por instituciones y libros, son crímenes a los que nadie hace caso.

A veces me pregunto qué haremos con la estatua del Che cuando se caiga aquello, en Rusia hay estatuas que nadie quiere, pero al estar protegidas por las leyes que amparan a los monumentos, tampoco se pueden destruir; puedes comprar una cabeza gigante de Lenin y ponerla en tu patio, pero está prohibido convertirla en relleno para una cancha de tenis, lo mejor del comunismo son las herencias que deja. Aidita me confesó lo que haría con la estatua del Che que está en Santa Clara, la fundiría para hacer un tibor, estoy seguro que al tibor de Aidita no le faltarían usuarios, ni defensores.

Lo más grave de cualquier porvenir no es el destino de las estatuas candidatas a tibor o a gravilla, sino el olvido que confina a las víctimas. El olvido agravado en el tiempo, que las va relegando con fortuna a algún párrafo compartido con sus victimarios. No es ese el olvido que ayuda a sanar las heridas, es la arrogancia de pensar que el presente lo realizan sólo los vivos.

Aidita sigue en Cuba, nunca fue cederista, ni de la FMC, jugaba a la bolita, ponía La Voz de las Américas y Radio Martí a todo volumen, no tenía miedo de meterle un escándalo a la del Comité. Desde siempre ha vivido de sus oficios: costurera, barbera, zapatera; siempre al margen de la ley, siempre en Cayo Hueso, en la misma cuadra y en la misma casa. Dos de sus hijos están en Miami, pero en la Oficina de Intereses no le dan la visa para venir de visita. Ella me ha dicho que no se va a quedar y en esta ocasión también le creo, como muchos cubanos va esperar en Cuba su oportunidad. Sus hijos la quieren aquí, pero yo comprendo que no se quiera ir, ella ha esperado durante mucho tiempo para ver el final.

Yo, como Aidita, también creo que aquella dictadura está por terminar, ayer mataron a Zapata Tamayo, mañana matarán a alguno más, pero al cabo de 51 años todavía hay gente que no se resigna a huir, gente que lleva años soñando con derretir la estatua de Ernesto “Che” Guevara, para acabar con la maldad y sus símbolos, para vivir en paz.

20/2/11

"Tristeza e indignación" de Ex prisionero político cubano Miguel Galbán Gutierrez

Carta abierta al rector de la universidad Rovira I Virgil de Tarragona, Cataluña


Excelentísimo Señor Francesc Xavier Grau i Vidal, rector de la URV,

Quien se dirige a usted es Miguel Galban Gutiérrez un ex prisionero de conciencia, arrestado en la conocida Primavera Negra de Cuba, condenado a 26 años de privación de libertad por intentar difundir al mundo la verdadera realidad en la isla y desterrado recientemente a España, después de haber sufrido durante más de siete años y medio la brutalidad del sistema carcelario castrista.

He conocido con tristeza e indignación la presencia el próximo día 23 para impartir una conferencia en el Aula Magna de ese recinto universitario de la Dra. Aleida Guevara, una de las hijas de Ernesto “Che” Guevara, uno de los personajes más diabólicos que ha nacido en Latinoamérica, asesino causante de cientos de muertos en Cuba.

Desde hace más de 50 años mi país está viviendo bajo una feroz dictadura que ha privado a sus ciudadanos de todos los derechos que tiene cualquier persona en una sociedad democrática. Precisamente, el día 23 de febrero, los cubanos honramos la memoria del mártir defensor de los Derechos Humanos Orlando Zapata Tamayo, quien fue asesinado, hace un año, por el gobierno de los hermanos Castro cuando protagonizaba una huelga de hambre exigiendo mejores condiciones de vida en la cárcel donde cumplía una injusta sanción.

Esta fecha también va a ser recordada en gran parte del mundo por gobiernos e instituciones democráticas, organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos y personas de buena voluntad, que sienten como propio el dolor del mi pueblo.

El mensaje que intentará propagar esta vocera del régimen cubano es contrario a los principios que deben prevalecer en una sociedad libre y democrática y que el centro que usted preside y el gobierno de la Comunidad Autónoma de Cataluña representan.

Es incompresible que en esa institución académica, donde se forman a las nuevas generaciones de profesionales, se reciba en esta fecha a una representante de un gobierno sancionado y condenado en organismos mundiales por violar flagrante- y sistemáticamente las convenciones internacionales sobre derechos humanos.

Es hora de que todas las personas civilizadas que anhelan la libertad y la democracia para todo el mundo se nos unan en la lucha por alcanzarlas en mi país y así poner fin a la pleitesía al régimen de La Habana.

Sinceramente, con mucho respeto y agradeciéndole de antemano su apoyo

Miguel Galban Gutiérrez


9/10/10

El "Che" fue el responsable directo de centenares de ejecuciones de personas


Un documental desmonta la falsa imagen del "Che" construida por la propaganda

Google Noticias/ Por Agencia EFE – hace 23 horas
Miami, 8 oct (EFE).- El documental "Che: El otro lado de un ídolo", que se estrena hoy en Miami, desmiente la imagen mítica de un Ernesto "Che" Guevara preocupado por los más desfavorecidos y ahonda en el carácter sanguinario del icono revolucionario.
Dirigido y producido por el cubanoamericano Agustín Blázquez, el documental de una hora de duración revela que, esencialmente, el "Che" era un "ser sanguinario que se deleitaba matando a las personas, inclusive a niños", explicó a Efe el director de la cinta.
El documental ofrece más de una veintena de testimonios directos y "crudos" que echan por tierra el mito forjado por la propaganda de que el "Che" era una suerte de "santo que perdió su vida por los pobres", agregó Blázquez.
"El 'Che' Guevara no fue eso", puso de relieve, para añadir que la cinta recoge hechos que confirman el carácter sanguinario del personaje, como las ejecuciones de presos políticos en la prisión de La Cabaña por orden directa suya.
Lo más "impactante" del documental lo constituyen las "historias crueles que se cuentan" sobre el comportamiento asesino del "Che", muerto hace 43 años en el sureste boliviano, tras ser capturado por las Fuerzas Armadas locales con ayuda estadounidense.
El documental presenta el relato de quienes trabajaron directamente con el "Che", conocieron a su familia en Argentina y La Habana y fueron testigos de su trayectoria personal y política.
También cuenta la cinta con los comentarios y valoraciones de académicos que han estudiado la vida del mítico guerrillero, uno de los iconos más reproducido en camisetas, afiches, muros, banderas y hasta en tatuajes.
Pero la intención del documental, subtitulado en inglés y español, no es abordar el mito del eterno revolucionario, sino retratar aspectos esenciales de su vida, "tocar la realidad del 'Che Guevara', lo que fue, el verdadero hombre y su legado", apuntó Blázquez, natural de Matanzas (Cuba).
Por eso, en la cinta se desvelan aspectos de su infancia en Argentina, de su vida sentimental y acciones llevadas a cabo tras el triunfo de la revolución cubana en 1959.
En ese sentido, la cinta, que se estrena en el Teatro Tower, pone al descubierto que Ernesto "Che" Guevara (1928-1967) "fue una persona bastante anormal, que estaba obsesionado por saber que se sentía cuando se mataba a otra persona", indicó.
Además el documental desmonta la patraña de que el guerrillero argentino-cubano se licenció en Medicina en la Universidad de Buenos Aires, por el contrario, nunca llegó a terminar la carrera. De hecho, precisó Blázquez, "no hay récord ni documentos que prueben que se graduó".
Otro testimonio conmovedor recogido por el documental es el de Blanca Rojas y Bárbara Rangel, hija y nieta, respectivamente, del coronel jefe de policía Cornelio Rojas, que fue ejecutado en 1959 por orden del "Che" y transmitido por la televisión cubana.
Se trata de testimonios "muy crudos, difíciles de oír y de imaginar por el grado de crueldad" mostrado por el "Che", insistió Blázquez.
Él (el "Che") fue el responsable directo de centenares de ejecuciones de personas, prosiguió el cineasta, quien reveló que a muchos de ellos se les extraía la sangre antes de su fusilamiento y se enviaba como plasma a Vietnam del norte.
Este documental es la séptima entrega de la serie "Cubriendo Cuba", del director cubanoamericano.
El documental se exhibirá hasta el próximo domingo en Miami y luego se presentará en París y San Francisco.
© EFE 201

19/9/10

Che: el otro lado de un idolo.

15 de septiembre de 2010

Estreno mundial del documental Che: el otro lado de un idolo, producido y dirigido por Agustin Blazquez en el Teatro Tower del Miami-Dade College, el 8 y 9 (6:45 pm), y 10 (4:30 pm) de Octubre de 2010.   Auspiciado en parte por el Miami-Dade College.

En esta septima entrega de la serie Cubriendo Cuba se perfilan los detalles de la vida del hombre muerto en Bolivia, asi como el mito que sobre el “Che” aun existe hastael dia de hoy.  Se presenta al verdadero hombre detras del mito, su legado y el por que se ha convertido en un simbolo popular entre la juventud, los revolucionarios y los terroristas en el mundo.  Se exploran los peligros de creer en la cuidadosa y falsa imagen publica del Che – presentando al individuo real. Este documental esta basado en los relatos de los que trabajaron directamente con el, conocieron a su familia en Argentina y La Habana – quienes conocian intimamente la trajectoria personal y politica del Che, asi como de academicos que han estudiado su vida.

Con los testimonios de
Abel N. Morales, Agustin Alles Soberon, Antonio de la Cova, Armando M. Lago, Barbara Rangel Rojas, Barbara Rojas, Emilio Izquierdo, Ernesto Betancourt, Enrique Encinosa, Enrique Ros, Felix Ismael Rodriguez, Gustavo Mata, Humberto Fontova, Jaime Suchliki, Javier D. Souto, Jorge Beruff, Margot Menendez, Pedro Corzo, Roberto Bismarck, Rolando Castaño, Roberto Martin Perez
y Sergio G. Muñiz

Narrador GUSTAVO REX, asistente y entrevistador en ingles Jaums Sutton, entrevistadoras en español Ana Maria Lamar y Vivian Gude
cancion final You Don’t Know Che por STEVE PICHAN video en YouTube.com/Jaums
musica adicional Rodolfo Guzman, Virginia Alonso, Springfield United Methodist Church Choir,Caryl Traten Fisher, Rafael Monteagudo, Carlos Molina y Marisa Molina
Subtitulos en ingles y español / filmada en HD y 16.9 pantalla panoramica / duracion 114 min.

distribuida por www.CubaCollectibles.com

Las entradas estaran a la ventados dias antes de cada funcion en la taquilla del teatro
1508 SW 8th Street, Miami, FL 33135, telf. 305 643-8706
$6 (General Admission), $5 (Estudiantes, Seniors, y miembros del Miami Film Society),
$4 (en paquetes individuales de 5 entradas por $20)

DVDs de Che: el otro lado de un idolo estaran a la venta en el lobby del teatro los dias de las funciones.  Las ventas de los mismos seran a beneficio de
UNCOVERING CUBA EDUCATIONAL FOUNDATION (UCEF)
A non-profit organization [501 (c)(3)]
Todas las donacions son deducibles de los impuestos y su cheque cancelado es su recibo

NOTA:  Uncovering Cuba Educational Foundation (UCEF), localizada en Maryland, es una corporacion sin acciones excempta de impuestos que se constituyo en su primera reunion organizacional el 18 de agosto de 2003.  Fundada por Agustin Blazquez y James W. Sutton, es una corporacion oficial sin fines de lucro.  El proposito es educar al publico en general y a la prensa sobre la historia de Cuba y los eventos en la isla, particularmente desde el punto de vista de los testigos basado en las experiencias de sus ciudadanos y cubanos americanos.
.

18/7/10

Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando

16 julio 2010

Por Baldomero Vásquez Soto

El 11 de diciembre de 1964, en representación del régimen socialista cubano, el Che Guevara pronunció un discurso ante la ONU que se hizo famoso porque, en esa oportunidad, reconoció abiertamente ante el mundo que la revolución llevaba seis años fusilando gente y que continuaría haciéndolo. Estas fueron sus palabras textuales: “Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando” (1). Por supuesto que, como en todo régimen totalitario, esas ejecuciones se hacían sin procedimientos legales de ningún tipo.

El desparpajo de aquellas palabras provenía de quien de hecho fungía como el Jefe de Fusilamientos de la revolución cubana; por cierto, el único cargo oficial donde demostró sobrada competencia profesional (como Presidente del Banco Central, Jefe de la Reforma Agraria y Ministro de Industrias, fracasó estrepitosamente).

Nos parece, por tanto, un contrasentido asociar el calificativo de cristiano con el Che Guevara, pues nada más alejado de los valores cristianos que la glorificación del asesinato y de la violencia. Pero, al contrario, la propaganda cubana y sus seguidores izquierdistas para atraer a las masas latinoamericanas hacia la ideología comunista, después de muerto han transmutado su imagen hasta asimilarla con la de Cristo mismo. Se trata de una manipulación para presentar a los guerrilleros como cristianos que luchan con las armas para que los pobres ingresen al “paraíso comunista” donde reina la “justicia”, no importa si como Stalin, Mao, Fidel, el Che, son ateos.

Ante la muerte del Che Guevara -como hicieran en vida del genocida Stalin tantos escritores europeos - reconocidos poetas latinoamericanos le rendirían homenaje: Tristeza en la muerte de un Héroe (Pablo Neruda), Che (Julio Cortázar), Che Comandante (Nicolás Guillén), El Gran Relincho (León Felipe), Che 1997 (Mario Benedetti). Pero dentro de la línea de manipulación religiosa de su imagen, ninguno llegó tan lejos como el poeta guerrillero salvadoreño Roque Dalton (vilmente asesinado en 1975 por sus compañeros del Alto Mando guerrillero del Ejército Revolucionario del Pueblo). Dalton llegó a considerar al Che igual a Cristo, hijo de Dios, en su poema El Credo del Che: “El Che Jesucristo fue hecho prisionero después de concluir su sermón en la montaña… Después le colocaron a Cristo Guevara una corona de espinas y una túnica de loco” (2). Si nos atenemos a las propias palabras con las que ideológicamente el Che se autodefine en el discurso de la ONU (“marxista”, “comunista”, marxista-leninista”), creemos que habría rechazado como un insulto semejante equivalencia.

Al contrario de lo que expresan quienes lo idolatran, el Che en el citado discurso quiso dejar en claro que personificaba la esencia criminal de las revoluciones socialistas y que practicaba, no teorizaba, la doctrina marxista-leninista del Partido Comunista de la URSS. Guevara no fue ni humanista ni religioso, como no lo ha sido ningún líder comunista (Stalin, Mao, Pol Pot, Castro). Para ninguno de ellos el respeto por la vida ha formado parte de su escala de valores y por eso la despreciable obra de todos ellos descansa sobre la muerte de tantos seres humanos inocentes.

En la actualidad en Venezuela observamos un retorno a la utilización de la imagen de Cristo como revolucionario, en la cual se echa mano de la promarxista Teología de la Liberación y de algunas ideas del filósofo posmoderno italiano Gianni Vattimo, quién aboga por un compromiso “católico-comunista” contra el capitalismo. En este sentido, el Presidente Hugo Chávez ataca a la Iglesia negándole la representación del pueblo católico, mientras se considera a sí mismo un vocero más legítimo de Cristo que aquella institución. Por eso en su columna del 11 de julio de 2010 se refiere a la Teología de la Liberación como “la que más fielmente refleja el Sermón de la Montaña; la que nos hace herederos del Cristo liberador e hijo del amor. Cristo para nosotros tiene rostro de gente pobre y desamparada, jamás de explotadores y criminales” y se declara “Bolivariano, Cristiano y…también marxista”, porque para él “esas concepciones de vida conviven en una estrecha hermandad” (3).

1) http://discursosparalahistoria.wordpress.com/2010/02/06/palabras-del-che-guevara-en-la-onu/

2) http://www.pvp.org.uy/poesiache.htm

3) Las Líneas de Chávez: ¡¡Ay, Cardenal…!!
http://www.cubadebate.cu/hugo-chavez-frias/2010/07/11/

Fuente: El Independiente

12/6/10

Poland: Your Ché Guevara T-shirt can land you in jail

Poland's revised criminal code includes a ban on communist symbols, such as the red star or hammer and sickle, though one artist says "they are no longer meaningful."

Evocative symbols of Europe’s troubled past, such as the swastika, have long been illegal in countries across the continent. But now Poland has gone one step further, revising its criminal code to include a ban on symbols of communism. Poles can now be fined or even put in prison if they are caught with a red star, a hammer and sickle, or even a Ché Guevara T-shirt.

To some, it may seem like a natural reaction for a country that suffered so much under the Soviet Union. There are exemptions for artists, educators, and collectors. But the ban doesn’t sit well with the younger generation of Poles, many of whom see communism not as a threat but as a source of satirical fun and creativity.

“In high schools it’s cool to wear Ché Guevara or the hammer and sickle. Some fashion brands even promote these symbols as part of their clothes,” says Justyna Kopczynska, a sociologist from Warsaw University. “Right-wing politicians are so radically against [these symbols] that they don’t see the difference between being ideologically conscious of being a communist, and just being young.”

A number of trendy communist-themed bars have appeared around Poland, poking fun at life under the old regime. One restaurant in Warsaw fills its menu with dishes such as “trout from the fish shop with the three-hour queue” and “Bulgarian peach pie: bartered for irons and Soviet cameras during the ‘International Tourist Exchange.’ ” You can even order communist-era “coffee” made of corn and chicory.

“It’s interesting because it’s gone; it belongs to the past,” says Grazyna Saniuk, an artist who creates T-shirts using designs from communist-era matchboxes. “Certain images of that epoch look funny and exotic to 20- or 30-year-olds, but they are no longer meaningful. They cannot reappear as serious symbols, or as a threat.”

http://www.csmonitor.com/World/Global-News/2010/0120/Poland-Your-Che-Guevara-T-shirt-can-land-you-in-jail

29/5/10

The Revolutionary Holocaust



Glenn Beck Show documentary on Communism.

VOCMF Chairman Lee Edwards talks about the millions of deaths under Mao Tse Tung and his "Cultural Revolution."









La cara oculta del Che

La cara oculta del Che. Los fusilamientos

Jacobo Machover

Capítulo del libro La face cachée du Che de Jacobo Machover. Editorial Buchet-Chastel. París, septiembre de 2007

Los fusilamientos

“Hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando.”

“En varias oportunidades el Che venía, sutilmente. Se subía a aquel muro. No era difícil subirlo porque tenía una escalera. Se acostaba boca arriba allí a fumar un habano y a ver los fusilamientos. Eso se comentaba en toda la soldadesca de La Cabaña. Los soldados míos me decían: “Cuando estábamos en el pelotón de fusilamiento, veíamos al Che fumándose un tabaco arriba en el muro.” Les daba fuerza a los que iban a disparar. Para aquellos soldados que nunca antes habían visto al Che, era una cosa importante. Les daba mucho valor.”

He aquí el testimonio de Dariel Alarcón Ramírez, alias “Benigno”, uno de los más antiguos y fieles compañeros de armas del Che Guevara, sobreviviente de la guerrilla en Bolivia, exiliado político en Francia desde 1996. “Benigno” siguió ciegamente al Che en todas sus aventuras, primero en la guerrilla contra Batista, luego cuando era miembro del Gobierno en Cuba, por fin en el Congo o en Bolivia. En aquella época, no se cuestionaba absolutamente nada. Para él, todos esos actos formaban parte de un mismo objetivo: un combate planetario contra la injusticia. Revolución y represión eran indisolublemente complementarias. Tardó años antes de atreverse a criticar la figura del Che y a aceptar de que no era solamente el guerrillero rebelde contra la dictadura de Batista sino también uno de los principales responsables de la represión llevada a cabo por el Gobierno revolucionario[1].

Tribunales revolucionarios y paredón

Che Guevara ejerció su primer puesto de mando en la prisión de La Cabaña, que domina el costado oriental de la bahía de La Habana, detrás del castillo del Morro cuyo faro brinda la primera imagen de la ciudad. Allí supervisó los fusilamientos ordenados por el nuevo poder revolucionario. Se trata de una imponente fortaleza, construida por los españoles en los tiempos de su dominación colonial, que servía para proteger la entrada de la ciudad de las incursiones enemigas, de los corsarios o piratas, sobre todo ingleses. Siempre fue una prisión, una cárcel primitiva, anacrónica, donde podían producirse todo tipo de exacciones, al amparo de cualquier mirada u observación, lejos del centro de la capital. La revolución no falló a la regla.

Aquel puesto de mando constituyó una de las principales responsabilidades militares del Che. Resulta difícil imaginarse al que ha sido presentado como un eterno rebelde en la piel de un verdugo implacable. Esa fue, sin embargo, la imagen indeleble que dejó entre aquellos cubanos que perdieron a algún familiar en el transcurso de ese período. La memoria del Che no es la misma para todos.

Como “comandante en jefe” de la prisión de La Cabaña, puesto que ocupó desde el 3 de enero de 1959 hasta el mes de julio, y como responsable de la Comisión Depuradora (según su denominación oficial), el Che dio la orden de ejecutar cerca de ciento ochenta sentencias de muerte. Los tribunales revolucionarios funcionaban sin parar dentro de la fortaleza. Las órdenes, sin embargo, llegaban desde más arriba, de Fidel Castro en persona.

“El Che era jefe militar de La Cabaña. Había una plaza militar muy grande allí, con más de mil soldados”, explica “Benigno”. “Eran él y Jorge (“Papito”) Serguera, que eran comandantes los dos, los que presidían los juicios que se hacían. Se turnaban. Un día lo hacía uno, un día lo hacía otro. Los juicios nunca comenzaban hasta que llegaba el correo militar, la entrega al oficial de guardia de un sobre manila lacrado, entre las cinco y media y las seis de la tarde. Había veces que eran las seis y media y todavía no había llegado el correo. El Che estaba impaciente: “Miren la hora que es y todavía no ha llegado el correo.” El sobre, lo que traía era la gente que se iba a juzgar ese día. Allí venía la sentencia de cada uno. Ese papel venía del estado mayor y estaba firmado por Fidel, de eso no cabe la menor duda.

Yo iba en muchas ocasiones a La Cabaña por mi trabajo. Era capitán en la policía militar de La Habana. Tenía que mandar del cuartel de San Ambrosio, todos los días, una escuadra de soldados que iban para los fusilamientos. Se sacaban de voluntarios.

He alcanzado a ver a un hombre al que habían puesto ya en el paredón de fusilamiento. Detrás de las galeras, yo vi que había tres palos, tres postes clavados allí, y vi que llevaron a uno, le amarraron las manos hacia atrás y le pusieron una venda. Yo veía a ese hombre vivo, que empezaba a implorar por su madre, por sus hijos, que empezaba a corregirse y a orinarse. Vino un cura y yo me decía: “¡Coño! ¿A qué carajo viene el cura, si lo van a matar?” Le di la espalda y me fui. No he podido ver eso nunca. Cuando le tiran y le meten la descarga, se me estremece el cuerpo. A mí se me vuelve la carne de gallina. No sé si es miedo. Yo he sido sin embargo un guerrero toda la vida, y hay gente que cree que un guerrero mata a sangre fría, que la muerte es para él un alimento. Para mí, no.”

Los fusilamientos siguieron produciéndose una vez finalizado el mando del comandante Che Guevara al frente de la fortaleza de La Cabaña, así como en otros lugares de la isla. Él no era más que un eslabón de la cadena, pero era particularmente aplicado en la práctica de las condenas a muerte.

El abogado José Vilasuso, hoy día exiliado, figuraba entre los que trataron los expedientes de los hombres condenados por la Comisión Depuradora. Así comenta las instrucciones dadas por Che Guevara:

“No demoren las causas, esto es una revolución, no usen métodos legales burgueses, las pruebas son secundarias. Hay que proceder por convicción. Es una pandilla de criminales, de asesinos. Además, recuerden que hay un tribunal de Apelación.”

En cuanto al tribunal de Apelación de La Cabaña, José Vilasuso precisa:“El tribunal nunca declaró con lugar un recurso[2].”

Guevara tomó solo la iniciativa, sin esperar consignas desde más arriba, de ordenar la detención, la condena a muerte y el fusilamiento de algunos miembros. Fue el caso, sobre todo, del teniente Castaño, uno de los responsables del Buró de represión de las actividades comunistas, el BRAC, un oficial que se encargaba esencialmente de recoger información sin estar implicado en la represión directa. Fue arrestado por un comando especial inmediatamente después de la llegada de las tropas del Che a La Habana, aislado en una celda en La Cabaña y fusilado, luego de un juicio sumario, en marzo de 1959. No se le acusó de ningún crimen de sangre.

El comandante de la fortaleza practicó también simulacros de ejecución en los primeros meses de 1959, como con Fausto Menocal, exiliado en Madrid, quien se salvó de milagro, gracias a su condición de descendiente de un antiguo presidente de la República de Cuba, Mario García Menocal, y porque la acusación no había podido probar nada contra él. Acusado de ser chivato y de haber denunciado a un grupo de revolucionarios, fue detenido primero la Ciudad Deportiva. Desde allí numerosos fueron los hombres llevados directamente, sin juicio, por grupos de tres, ante el paredón. Fue encarcelado después en La Cabaña entre el 5 de enero y el 30 de abril de 1959. El trato que le fue reservado fue particularmente humillante. Tuvo que quedarse de pie durante cuarenta horas, día y noche, sin comer ni beber y sin poder efectuar sus necesidades, en el despacho del comandante, un largo pasillo por el cual circulaban hombres armados y uniformados que le hacían firmar a éste las órdenes o que le traían instrucciones, burlándose abiertamente del prisionero, hasta el momento en que cayó de inanición. Guevara en persona era quien se encargaba de interrogarlo. Fue llevado luego a una pequeña celda que compartió con varias personas que dormían en el suelo. Una tarde, fue el Che a decirle: “Mire, Menocal, lo vamos a fusilar esta noche.”

“Me llevaron ante el paredón”, cuenta Fausto Menocal. Me ataron a un poste, me vendaron los ojos y luego hubo una descarga de fusiles. Entonces vinieron a darme lo que yo creía ser el tiro de gracia. Sentí un ruido monstruoso en la sien. En realidad era un golpe dado a la culata del fusil. Me desmayé. Creí que estaba muerto hasta que, una vez que me habían vuelto a llevar dentro de la celda, oí el cantío de un gallo. Allí me di cuenta de que estaba vivo.”

Apología de los fusilamientos ante las Naciones Unidas

El comandante de la fortaleza de La Cabaña no había tenido que cambiar de uniforme para pasar del rol de guerrillero que combatía contra una tiranía al de responsable de la represión llevada a cabo por el nuevo régimen revolucionario. ¿Eran contradictorias esas dos funciones? No para Guevara, convertido en portavoz internacional del gobierno castrista, quien declarará en la tribuna de la Asamblea general de Naciones Unidas en Nueva York, el 11 de diciembre de 1964, en respuesta a las críticas dirigidas contra Cuba por varios representantes de gobiernos latino-americanos y el de Estados Unidos:

“Hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba[3].”

Resultaba sorprendente oír, en esos años, al portavoz de un país hacer, en el más importante foro internacional, la apología de las ejecuciones practicadas bajo su responsabilidad. Castro, por su parte, no debía apreciar particularmente que su fiel pero incontrolable lugarteniente se dejara llevar por tanto lirismo, apartándose del discurso oficial que acababa de pronunciar, para contestar a las acusaciones que perseguían al régimen castrista desde su instauración, razón que había motivado las intervenciones de varios delegados ante la Asamblea general de la ONU. En aquella época, en efecto, los fusilamientos (que seguían vigentes y lo fueron cerca de cincuenta años) ya no aparecían en primera plana de los pocos periódicos que aún existían en Cuba, como había sido el caso a diario en los primeros meses de la revolución. Por supuesto, los contrarrevolucionarios, los que se habían manifestado, de una manera u otra, en contra de la política del régimen y los que habían tomado el camino del exilio (unánimemente designados como “gusanos”) no merecían ninguna consideración por parte del régimen y menos aún por parte de Guevara. Pero Fidel Castro había entendido que no iba a sacar ningún provecho, en términos de imagen, en seguir proclamando ante el mundo entero que la revolución continuaba a fusilar a muchos de sus opositores. La intervención improvisada del Che Guevara sólo podía irritar profundamente al Comandante en jefe.

Las palabras pronunciadas por Guevara, no siempre controladas por Fidel Castro, en distintas conferencias internacionales, iban a provocar su caída en desgracia y su partida de Cuba unos meses más tarde, en 1965.

En su réplica frente a los delegados que se habían atrevido a emitir críticas frente al gobierno cubano, el Che declaraba:

“Soy cubano y también soy argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Lationoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie[4].”

Así Guevara, en un mismo discurso, unía a su reivindicación proclamada de las obras menos confesables de la revolución cubana su deseo de buscar la muerte bajo otros cielos. El sacrificio de los demás era sólo el preludio al suyo.

Notas

Capítulo del libro La face cachée du Che

[1] Entrevistas con el autor, París, 2003-2006. “Benigno” me ha concedido numerosas entrevistas. Éstas contienen importantes revelaciones, que no figuraban en sus libros, sobre todo en Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la revolución,Barcelona, Tusquets, 1997. Con el pasar de los años, en efecto, su visión cambió: “Yo me di cuenta, dice, que yo no le tenía al Che ni respeto ni admiración. En realidad, le tenía miedo si no aplicaba íntegramente sus órdenes.”

[2] José Vilasuso: “A la orden del Che Guevara”, El Disidente Universal, San Juan de Puerto Rico, diciembre de 2005, pp. 22-23.

[3] Ernesto Che Guevara: Obra revolucionaria. México, Era, 1967, pp. 479-488.

[4] Ibid.

Grupo de Estudios Estratégicos (España)

22/4/10

El Che Guevara y los sindicatos

por Baldomero Vásquez

CARACAS, Venezuela, abril 2010- www.cubanet.org -Las recientes violaciones a los derechos humanos en Cuba han encontrado un amplio rechazo por parte de la comunidad democrática internacional. El régimen oligárquico-militarista dirigido por Fidel y Raúl Castro hasta ahora había enfrentado aquel rechazo calificando de “delincuentes comunes” a los disidentes: al fallecido Zapata, a Fariñas y a todos los presos de conciencia. En esa calumniosa campaña se enrolaron los adoradores de la agonizante revolución cubana, con el presidente Lula da Silva de primero en la fila y Evo Morales de último.
En esta oportunidad la propaganda revolucionaria no ha logrado acallar la crítica internacional, a la cual se ha sumado la voz del parlamento español. Entonces, para combatir el descrédito que se han ganado por sus desmanes, los gobernantes cubanos han decidido recurrir nuevamente a las prácticas de los regímenes fascistas que tan exitosamente integraron en su régimen totalitario: la movilización masiva de la población en apoyo a los dueños de Cuba.
Fidel Castro decidió que el próximo Primero de mayo sería el mejor día para realizar la demostración de fuerza contra “el imperio y sus aliados” (EEUU y Europa). Al escoger la fecha en la que se celebra el día del trabajador en todo el mundo, Castro piensa "fusilar" dos pájaros de un tiro. En Cuba hará marchar masivamente a los súbditos del gobierno comunista frente a su hermano, a las imágenes de él y del Che, y a las delegaciones sindicales extranjeras. Y en coordinación con dirigentes de izquierda y demás devotos del comunismo cubano en el exterior recibirá manifestaciones de solidaridad de los trabajadores desde diversos países.
El ministro Che Guevara disolvió los sindicatos en febrero de 1963 En relación a esta gran maniobra propagandística, vale la pena recordar que en febrero de 1963, Ernesto Che Guevara, siendo Ministro de Industria de Cuba, disolvió los sindicatos (1). Para eliminarlos utilizó el conocido argumento que todos los regímenes totalitarios comunistas han esgrimido para suprimir a las organizaciones civiles no estatales: que sus intereses particulares coliden con los supremos intereses del Estado y de la revolución socialista. Según Guevara, la desaparición de las organizaciones de los trabajadores era la mejor solución a los conflictos originados entre la propia función de los sindicatos y el interés patronal que en Cuba lo representaba el propio Estado. De esta manera dio inicio en Cuba a la versión del trabajo esclavo que le es propia a los regímenes comunistas.
Esta acción -así como su analfabetismo económico: planteaba que los salarios no debían pagarse en dinero, sino en especie- revela por qué la propaganda revolucionaria, a la hora de difundir la hagiografía del Che Guevara, aplica un silencio selectivo a sus años de funcionario público relevante del gobierno cubano. En particular se omite su incompetente gestión como Ministro de Industria desde febrero de 1961 hasta mediados de 1965. Fidel no hizo mención a este período en su discurso de inhumación de los restos del guerrillero heroico en octubre de 1997 (2) y el Granma, en la extensa sección dedicada al Che, tampoco lo hace (3).
La eliminación de los sindicatos fue una consecuencia lógica de la ideología que profesaba el Che. Cuando en 1966 expresó: “Yo he llegado al comunismo por papá Stalin” (4), asumió sin ambages que el estalinismo fue su guía para la acción en la gerencia pública.
Si Fidel Castro acordó con su ministro Ernesto Che Guevara la eliminación de los sindicatos, la convocatoria de su parte a celebrar el Primero de mayo nos parece una mezcla de manipulación, hipocresía y cinismo.
REFERENCIAS:
1) http://cubanet-d.c.topica.com/maanW1vabXDAfboR7Y1b/
2) http://cubanet-d.c.topica.com/maanW1vabXDAgboR7Y1b/
3) http://cubanet-d.c.topica.com/maanW1vabXDAhboR7Y1b/
4)http://www.archivochile.com/America_latina/Doc_paises_al/Cuba/Escritos_sobre_che/escritossobreche0256.pdf

14/4/10

El Gobierno quiere meterme preso porque capturé al Che’ afirma Gary Prado –

Verdadero Ché-El Nuevo Dia-Gary Prado Salmón fue el militar que en 1967 capturó al ‘Che’ Guevara. Es cruce ño, general de División de Ejército y ex alto dirigente del MIR. Ha sido comandante de la Octava División de Ejército, Embajador en Gran Bretaña, Consejero departamental, Concejal, ministro de Planeamiento durante el gobierno de David Padilla y hoy docente de la Utepsa.
Sereno y con la reja sin candado estaba ayer el general retirado Gary Prado Salmón en su casa del barrio Urbarí, preparando su clase en la materia de Relaciones Internacionales cuando nos recibió postrado en su silla de ruedas. No es un militar cualquiera, es el hombre que en el año 1967 capturó al legendario guerrillero argentino-cubano Ernesto ‘Che’ Guevara y que ahora su nombre saltó a la palestra acusado de estar vinculado en el caso de terrorismo.
- ¿Por qué cree que lo acusan?
- Se trata de un acoso político por instrucciones del Gobierno, de otra forma no se explica la actitud del fiscal Marcelo Soza que constantemente dice que me va a detener si no me presento, pero lo paradójico es que hace un año que me nombran y hasta ahora me han citado a declarar y cada día me siguen acusando y siguen apareciendo nuevas cositas, de que éramos los asesores, que teníamos correos electrónicos fantásticos y fantasmas, son una serie de estupideces sin fin.
- Dice Soza que Ud. formaba parte del anillo militar de Rózsa…
- Todo eso es un invento, nunca nadie me vio en ningún lado, la intención es destruir la institucionalidad cruceña y neutralizar algunos referentes como yo, el general Lucio Áñez y el general Herland Camacho, tres hombres respetables que jamás nos prestaríamos a colaborar a un aventurero. Pero le quiero decir al Gobierno que no me voy a asustar, no tengo motivos para ir preso, pero así lo fuera y me inventaran algo tampoco voy a renunciar a mis principios ideológicos de defensa de la libertad y la democracia, porque ése es el fondo, el Gobierno de Morales idolatra al ‘Che’ y todos los años le rinden homenaje y no pueden sacarse la astilla que yo fui quien lo capturé cumpliendo honrosamente mi papel como soldado del Ejército de la República de Bolivia.
- ¿Ud. conoció a Rózsa?
- Lo conocí en octubre del 2008 cuando vino a entrevistarme como periodista y después retornó en enero del 2009 trayéndome la publicación en una revista. Esa se la he enviado al fiscal Marcelo Soza. Ese ha sido mi único contacto.
- Ud. tiene entrenamiento en combate antiterrorista, ¿cómo ha visto el accionar de Rózsa?
- Yo no entiendo cómo un ‘terrorista’ actuaba sin ninguna precaución ni sigilo y todos los días estaba en la piscina de su hotel, en los boliches o andando por ahí. Si es que era un terrorista por qué el Gobierno no lo capturó vivo, cuando estaba chuto en la piscina y lo hizo hablar sobre sus conexiones, no que por el contrario lo exterminó en el hotel Las Américas matando también toda la evidencia que podía haber y dio paso a este cuento que sale cada vez que hay elecciones. Además hay un detalle, nosotros no tenemos por qué dar fe ciega a lo que aparece en la computadora de Rózsa si tomamos en cuenta que ésta recién fue entregada 15 días después por la Policía y los venezolanos que hicieron el operativo en el hotel Las Américas y durante ese tiempo pudieron colocar todo lo que les interesaría incluyendo supuestas conversaciones electrónicas que mantenía con un ‘camarada Linera’ tal vez con la intención de perjudicar al Vicepresidente.
- ¿Cómo ve la investigación?
- La veo mal direccionada, no he visto que el fiscal Soza entreviste por ejemplo a los policías que victimaron a Rózsa en el hotel, ni a las autoridades de Gobierno de esa época, sin embargo meten a mi hijo, (Gary Prado Araúz) con la finalidad de perjudicarlo políticamente desde que apareció como candidato a la Alcaldía de Santa Cruz. Hay un panorama de hostigamiento constante y con inventos y argumentos que no tienen ninguna sustentación jurídica y no tienen ninguna prueba ni todos sus testigos estrellas que han aparecido inclusive el último, Kudelka.
- ¿Cómo ve el cambio de slogans de las Fuerzas Armadas?
- Son detalles folclóricos, en el año 1955 el MNR intentó hacerlo, quiso cambiar el ‘subordinación y constancia’ por la ‘revolución nacional’ pero esto no duró ni un año. Las tradiciones en los militares pesan más, aunque me extraña que el Alto Mando Militar con tanta diligencia haya instruido la aplicación de este cambio simplemente porque el Presidente en un discurso lanzó la sugerencia. Yo me pregunto, dónde está el decreto presidencial o la directiva que ordena a las Fuerzas Armadas sustituir el ‘subordinación y constancia’ . El Presidente se ha cuidado muy bien de no firmar ningún documento y es el Alto Mando el que asume para sí, ‘patria o muerte en un acto de servilismo porque no hay otra calificación. Es más, se parece a la época de Hitler en la que sus acólitos andaban tratando de adivinar qué pensaba para estar bien con él.
- Pero hay algunos militares que sustentan el cambio…
- Es cierto, he escuchado al general Bersati, hoy senador, justificar la incorporación del ‘patria o muerte’ argumentando que el primer artículo de la Constitución Política señala que estamos en un Estado Social. Nada más errado, lo invito a que lea bien el artículo y vea que Estado Social y Democrático de Derecho no tiene nada que ver con que este gobierno quiera incorporar el socialismo del ‘Che’.
“Por qué no agarraron a Rózsa chuto y lo interrogaron, yo jamás sería cómplice de un aventurero”
“Ningún terrorista actúa como Rózsa, sin guardar ningún sigilo, más parecía estar de vacaciones”

11/11/09

Las víctimas de Guevara en Archivo Cuba


Archivo Cuba acaba de publicar un trabajo completísimo con la revisión y documentación de las víctimas de Ernesto Guevara caso por caso. Todavía no se dispone de versión en español. Publicamos el link al trabajo en inglés en PDF.
Puede descargarse  aquí

Invitamos a visitar Archivo Cuba y acceder a este imprescindible documento y a visitar también la sección "How to Help" o "Cómo ayudar" para colaborar con la continuaidad de este proyecto que lidera María Werlau.

25/10/09

Iconos Latinoamericanos: El Che




Hay pocas personas cuyas vidas han sido documentadas con tanto detalle como la del Che. Tanto él como sus compañeros escribieron diarios y se sacaron fotos. En la guerrilla, los diarios y las fotos podían caer en manos de sus enemigos, y por eso era peligroso llevarlos encima, pero aun así los guerrilleros continuaron escribiendo y dejándose retratar. Por todo eso, es difícil no pensar que el Che quería ser famoso no sólo gracias a sus actos, sino también a través de su propia narración de lo que hacía. Además, son muchos los libros escritos sobre el Che.
Parece que todos los que lo conocieron han sentido la necesidad de contarlo por escrito. A través de su relación con él, ellos mismos se sienten importantes. Más o menos lo tratan como si fuera un santo. Varios autores cuentan que en la región de Bolivia donde fue asesinado es venerado como tal, como “San Ernesto de la Higuera”, y según dicen es un santo muy milagrero. Nadie le culpa de las muertes que provocó, porque su propósito fue la revolución y lo que cuenta es el propósito y no la realidad. Los biógrafos no estudian los desastres que causó en el ejercicio de sus diferentes cargos, sino que insisten en su trabajo abnegado, no en el resultado de su trabajo.
Vida antes de Castro
Ernesto Guevara de la Serna (1928-1967) nació en Rosario, Argentina, en el seno de una familia de clase alta, pero empobrecida. Dos rasgos marcaron su infancia y adolescencia. El más importante fue el asma que padeció casi desde el comienzo y que lo acompañaría durante toda la vida. Los ataques le afectarían en los momentos más inoportunos, y algunos comentaristas destacan que su enfermedad puede haber influido de manera determinante en su personalidad y su comportamiento.
El segundo rasgo importante fue el carácter de su familia. El padre, también llamado Ernesto Guevara, era de clase media o alta y, a pesar de tener varios hijos, trabajaba poco y vivía de las rentas de unas tierras que no daban mucho. (…) Como padre, Ernesto Guevara no fue severo, sino más bien distraído y bastante laxo. Fueron notorios los casos de infidelidad del padre, que finalmente llevaron a que el matrimonio se separara cuando los hijos habían crecido. El padre se instaló más tarde en Cuba, donde volvió a casarse y formó otra familia. Sus tareas profesionales en la isla parecen reducirse al trabajo de ser el padre del famoso Che. Escribió un libro sobre su célebre hijo, un escrito del que se puede deducir que el padre fue un hombre superficial, que no dejó escapar la oportunidad de aprovecharse de la fama de su primogénito. La lectura de ese texto produce una impresión penosa, porque queda claro que el padre no sabe mucho de la vida o de la manera de pensar del hijo.
La madre, Celia de la Serna, provenía de una familia de más rango social que la del padre. Al quedarse embarazada, se casó precipitadamente con Ernesto, y cuando nació Ernestito no lo inscribió enseguida, sino que esperó para hacerlo más tarde, cuando pudiera parecer que nació a los nueve meses de la boda. La madre también vivía de las rentas de unas tierras y no tenía otra profesión que la de ama de casa. Según todos los testimonios, fue una mujer enérgica en la que recayó el cuidado de la familia. Sin embargo, tampoco estuvo muy centrada en las tareas prácticas de la vida, que no parecían dársele muy bien. Varias fuentes la describen como una mujer que se comportaba de manera espontánea y sin medir los riesgos de sus actos. Los dos padres simpatizaban con diferentes movimientos de izquierda de una manera vaga. Más tarde, ya separada del marido, la madre defendió cada vez más una línea socialista. Durante el régimen de Perón permaneció encarcelada varios meses por razones políticas.
A causa del asma, Ernestito empezó a estudiar en casa, con su madre, y se creó un afecto profundo entre los dos. Durante sus estancias en el extranjero, Ernesto mantuvo el contacto con la Argentina principalmente a través de la correspondencia con su madre. Se podría decir que el hijo realizó uno de los sueños de la madre convirtiéndose en el Che. Es probable que las lecturas de niñez de Ernesto y el apoyo de su madre lo empujaran para buscar un futuro heroico, sin saber muy bien al principio en qué área de actividad. Castañeda cree que la madre fue la mujer más importante de la vida del Che.
(…)
En 1954 llegó a Guatemala, justo en el momento en que una intervención norteamericana derrocaba al presidente Arbenz. El joven decidió no volver a la Argentina sino que se fue a México, donde malvivió un tiempo como fotógrafo ambulante. En 1955 conoció a Raúl y Fidel Castro, y empezó a entrenarse junto con su grupo de futuros guerrilleros cubanos. El mismo año, Ernesto se casó con Hilda Gadea, una compañera peruana que estaba embarazada. Su hija Hildita nació en 1956, el mismo año en que el barco Granma zarpó para Cuba para iniciar una guerra de guerrillas en Sierra Maestra.
(…)
En 1959 los guerrilleros entraron en La Habana y empezó para él una vida pública frenética. En el plano familiar, se divorció de Hilda y se casó con otra compañera, la cubana Aleida March. Con ella tendrá cuatro hijos: Aleidita, Celia, Camilo y Ernestito. A sus hijos, el Che apenas los conocerá, ocupado en sus múltiples tareas y viajes. Se sabe que contemplaba la posibilidad de una separación en 1965.
Su carrera administrativa en la cúpula cubana empezó en 1959. Fue responsable de los juicios de los que habían colaborado con Batista. En octubre fue nombrado jefe de la reforma agraria. En noviembre le fue otorgada la nacionalidad cubana, en señal de agradecimiento por su trabajo revolucionario, y el mismo día fue nombrado jefe del Banco Central. En 1961 fue nombrado ministro de Industria. Participó en la Primera Conferencia Socioeconómica Interamericana en Punta del Este, Uruguay. Se convirtió después en embajador itinerante, viajando por África y Asia, y en particular intentó establecer contactos con China, porque admiraba profundamente el régimen de Mao. En 1964 visitó tanto Nueva York, ciudad en la que habló en la ONU, como Moscú. En 1965 desapareció de la escena pública cubana, dando pie así a todo tipo de especulaciones en la prensa cubana e internacional. Después se supo que había estado en el Congo durante nueve meses. Regresó por Europa, donde se detuvo un tiempo en Praga. Pasó por Cuba sin que nadie más que Fidel Castro y alguna persona más lo supieran, y siguió hasta Bolivia en la segunda parte de 1966. Un año más tarde fue capturado y fusilado. En 1997 su cuerpo fue identificado y trasladado a Cuba. En todos esos traslados, el Che viajó disfrazado y con pasaportes falsos. El nexo de comunicación solía ser Argel.
La imagen joven
En el aspecto físico notamos el pelo largo, signo de rebeldía en su época, que es también la de los Beatles, y una vestimenta informal, por no decir descuidada. Esta manera de vestir se ha interpretado como signo de que estaba totalmente entregado a lo que hacía y no tenía tiempo para lo superficial. Al mismo tiempo, es notable que ni él ni Castro dejaran de llevar el uniforme. En otras palabras, su vestimenta, por descuidada que sea, subraya su elevación al poder por las armas. El uniforme está asociado a la autoridad, al autoritarismo, y la amenaza de violencia para quien no se pliegue a las órdenes. El uniforme también recuerda constantemente su condición de guerrillero victorioso en Sierra Maestra. Lo que señalan todos en el Che es su gusto por una vida ascética y su gran capacidad de trabajo. Éstos son los rasgos en que se basa su fama de santo laico. Los que lo conocieron en La Habana al comienzo de los años sesenta dicen que apenas dormía y que recibía a las visitas incluso a medianoche, y exigía a sus colaboradores que trabajaran a un ritmo similar. Sus discursos y textos muestran que es alguien que ha estudiado, porque maneja el lenguaje de manera culta. Sin embargo, cuando no cuenta observaciones de viajes, casi siempre es abstracto e ideológico. Como orador sólo maneja un tema: la revolución.
Brillan por su ausencia buenas acciones del Che que no sean las que tienen que ver con el avance de la revolución. Como responsable de entre seiscientas y setecientas condenas a muerte después de la victoria, la prensa occidental lo llama “el carnicero de La Habana”. La cifra se debe comparar con la estimación de Leante de que murieron mil doscientos cubanos en total durante la guerra contra Batista, que duró tres años. El Che es también personalmente cruel con algunos compañeros que están con él en la guerrilla en Sierra Maestra, en África y en Bolivia. Muchos de sus biógrafos llaman asesino a Batista, pero no a su biografiado, aun cuando los dos cometen actos muy similares.
¿Por qué ha tenido el Che ese enorme poder de atracción sobre la imaginación de los jóvenes occidentales de hoy? Quizá porque se reconocen en algunos rasgos suyos. Primero por su niñez y adolescencia tan libres. Ha podido corretear, practicar deportes y leer libros de aventuras a más no poder. La influencia paterna ha sido mínima. Las obligaciones en la casa o en la escuela, muy pocas. En una palabra, el Che ha tenido la infancia de muchos jóvenes privilegiados, si hacemos caso omiso del asma.
Quizá también porque representa la heroización de la juventud occidental actual. Ha estudiado, pero no en profundidad, el cual es el caso de muchos. La nueva pedagogía dominante es la de la libertad y el juego. El Che encaja con la imagen del eterno estudiante, pero no porque estudie de manera sistemática, sino porque le gusta leer, no estar atado a un lugar de trabajo y un horario.
Cuando se nombra al Che para diferentes cargos en Cuba, pasa directamente a ser jefe y a dar órdenes a otros, sin ninguna experiencia previa en esos campos de actividad. Todas las fuentes coinciden en decir que se dedicó infatigablemente a las tareas en cuestión. Éste es el gran elogio que se le hace: no escatimó sus esfuerzos para trabajar por el bien de la revolución.
Sin embargo, no tenía preparación para ninguna de estas tareas, y aun así las aceptó. Fue nombrado jefe de la reforma agraria sin saber una palabra de agricultura. Fue nombrado director del Banco Central sin un día de estudios de economía. Se dio cuenta de sus carencias en matemáticas y empezó a aprender junto con un profesor, pero es irresponsable aceptar un cargo tan importante en un área del que no sabía nada.
Fue nombrado ministro de Industria sin saber tampoco nada de industria. Antes ya había sido nombrado comandante por Fidel Castro sin tener más conocimientos militares que los adquiridos en su entrenamiento junto con los compañeros en México y sus prácticas en Sierra Maestra. Ni siquiera había hecho el servicio militar en Argentina, a causa de su asma.
(…)
Los que están entusiasmados con la imagen de la joven revolución de los primeros momentos deberían fijarse en que, con el tiempo, Cuba se ha convertido en un régimen con líderes ancianos. Por lo visto, Castro no quiso promover a la juventud, sino tomar el poder y después agarrarse a él. Hablar de juventud y libertad fue sólo un medio para llegar a los fines.
(…)
Icono
El Che se convirtió en el icono de una parte de la juventud occidental a partir de 1967. En las manifestaciones estudiantiles, desde Chile y México hasta Estados Unidos y París, su foto presidió reivindicaciones de libertad, igualdad y solidaridad. Por ignorancia, por idealismo y por romanticismo, los jóvenes han elegido como ídolo a una persona que no tiene nada que ver con lo que ellos reivindican. En el Che se pueden enumerar muchos rasgos negativos, como el uso de la violencia, su estilo personal autoritario, una voluntad de autoengrandecimiento a costa de los compañeros, su pensamiento caracterizado por clichés, una trágica falta de realismo. La característica positiva más evidente de su carácter es no haberse aprovechado de su posición política para enriquecerse. Sin embargo, puede tomarse por debilidad cierto afán de fama y admiración de los demás, que podría considerarse como una forma de corrupción, de pago “inmaterial”. Franqui, compañero del Che durante muchos años, recuerda la siguiente conversación con el Che, que predica la austeridad.
- Niegas la austeridad -me replicó Guevara.
- No niego nada, Che, yo mismo me puse un sueldo de 500 pesos, que es lo mismo que ganan algunos periodistas y técnicos del periódico. Pero, Che, pienso que el poder, la fama y la gloria no son estímulos morales. Son estímulos materiales, contantes y sonantes. Si tú vas al trabajo voluntario, al otro día sales en la televisión y los periódicos y recibes elogios de la gente, que dice: “Qué bravo el Che, mira cómo corta caña, en el trabajo voluntario”. Pero al ama de casa, al obrero de la ciudad o al estudiante, que son millones, y cuyo acto es más impositivo que voluntario, que no conocen el campo y se matan trabajando y no rinden y no producen, no se les menciona personalmente.
(…)
En lo esencial, el mito del Che es una creación de Castro y un instrumento para consolidar el régimen castrista, ocultando sus verdaderas características.
NOTA: Este texto está extractado del capítulo 5 del libro de INGER ENKVIST ICONOS LATINOAMERICANOS, que acaba de publicar la editorial Ciudadela.
Publicado en www.libertaddigital.com

Épater la bourgeoisie?

Los Papeles de Don Cógito


Baudelaire, Lautreàmont, Verlaine, Heine.... quizá una buena manera de entender el porqué de la formación y legitimación "intelectual" del totalitarismo durante el siglo XX, sea acercándose al “mensaje oculto” que emanaba de buena parte de la literatura del siglo XIX: las almas nobles deben resistirse el materialismo grosero de la burguesía -los filisteos- y -consecuentemente- deben buscar un orden y un hombre nuevo sobre el que reine la "Razón humana".

Este “mensaje oculto” floreció con fuerza en los años veinte y treinta en forma de diferentes partidos y "movimientos" capaces, según se decía, de poner en práctica tales cambios. Ante la crisis económica y política, el mundo se volvió demasiado absurdo como para soportarlo sin buscar alternativas. Y así, una buena parte de los artistas e intelectuales de la época comenzaron a burlarse de la democracia, del “Sistema” que había que enterrar y clamando por la llegada de una nueva humanidad que, se decía, ya se acercaba.

La tragedia que ocurrió después (y sus innumerables "justificaciones") no puede explicarse sin entender la gran necesidad de un orden racional, que gran parte de los intelectuales que vivieron en esta época -el siglo XX- sintieron.

Dios nos libre de tanta irracionalidad.

Ver también de "los Papeles de Don Cógito" :

Sebreli: "El Che era un idiota político"

El ensayista argentino desmonta en su nueva obra mitos contemporáneos como los de Ernesto Guevara y Maradona

ABEL GRAU - Madrid - 11/11/2008

El Che fue poco más que un aventurero, un líder egocéntrico negado para la política que fue elevado a la categoría de mito impoluto tras su muerte, según señala el ensayista Juan José Sebreli (Buenos Aires, 1930), prestigioso intelectual argentino, en Comediantes y mártiresChe Guevara. (Debate), obra en la que analiza cómo cuatro destacadas personalidades del siglo XX han sido convertidas en mitos contemporáneos: el cantor de tangos Carlos Gardel, la actriz y política Evita Perón, el futbolista Diego Armando Maradona y el propio Ernesto

El análisis más implacable es quizá el que Sebreli dedica al Che, al que califica de "idiota político", aunque añade que tal consideración "no pretende ser un insulto sino la descripción objetiva de un determinado comportamiento" en referencia a la impericia política del guerrillero. Revisando documentos históricos, entrevistas, reportajes, conferencias y los propios diarios personales de Guevara, Sebreli traza una semblanza del Che muy alejada de la popular imagen legendaria. "Puede decirse que él fue, a la vez, un aventurero, un santo y un héroe, pero no un político", señala Sebreli en el libro ganador del I premio de ensayo Debate Casa de América, que presentó este martes por la mañana en la Casa de América, en Madrid.

Una mitificación útil

Sebreli señala como punto clave en la historia del Che su reunión con Fidel Castro en México el 8 de julio de 1955. "Si no hubiese conocido en México a Fidel, "probablemente se habría marchado con una beca a estudiar medicina a París, que es lo que quería hacer". Luego llegaría la revolución y los crímenes. "Después del triunfo de la revolución cubana fue el encargado de los fusilamientos en masa, tras juicios sumarios celebrados sin el menor procedimiento legal por los tribunales revolucionarios instalados en la fortaleza La Cabaña. Los muertos llegaron a ciento sesenta y cuatro; no todos habían sido esbirros de Batista, entre ellos había algunos campesinos", escribe Sebreli.

Tras sus viajes a África y Bolivia, la mitificación del Che habría comenzado justo después de su muerte. "Muerto el hombre que le creaba dificultades políticas a Fidel y, además, el único que podía empañar su carisma, el fantasma del guerrillero muerto volvió a ser útil a los intereses castristas y se montó en La Habana una espectacular puesta en escena con el mito del héroe mártir que perdura hasta nuestros días", añade el ensayista. A toda esa glorificación habría contribuido de manera decisiva, según Sebreli, la imagen tomada por el fotógrafo cubano Alberto Korda en La Habana el 2 de marzo de 1960. "El motivo de que los jóvenes lleven camisetas del Che sin saber quién es" -añade el pensador- "denota una insatisfacción que tratan de llenar con estos falsos dioses encarnados".

El Che habría sido, en definitiva, la antítesis del político, según Sebreli. "La tarea del político es lenta, discreta y paciente, se realiza cada día y a través de los años, requiere esfuerzo, obstinación, perseverancia; además, necesita la capacidad de transigir, negociar, consensuar, saber replegarse, establecer alianzas", enumera el pensador argentino en el apartado "El político y el aventurero". "Fidel poseía esas cualidades; el Che, a la inversa, consideraba toda transigencia como traición al ideal revolucionario, encarnaba al sectario 'izquierdista infantil' ridiculizado por Lenin, que negaba por principio todo acuerdo".

Guevarismo opuesto al marxismo

El autor incluso incide en que el legado del Che colisiona diametralmente con el marxismo. "Punto por punto, el guevarismo fue lo opuesto al pensamiento de Marx y del socialismo clásico: sustituía la autoemancipación por la vanguardia iluminada y el jefe carismático, la movilización de masas por el foco, la democracia social por la dictadura política, el partido por la guerrilla, la lucha de clases por la lucha entre naciones ricas y pobres, la clase trabajadora por el campesinado, las condiciones objetivas por el voluntarismo, el socialismo, sólo posible en las sociedades avanzadas, por el de los pueblos más pobres."

En Comediantes y mártires, Sebreli separa la persona del mito construido a su alrededor. Así, en Gardel distingue el artista "excepcional en la historia de la música popular" y lo aleja del "mito gardeliano" impulsado tras su muerte. A Evita, autoproclamada "abanderada de los humildes", le señala su obsesión con la alta costura, y a Maradona lo perfila como un personaje tendente a bascular entre el escándalo y el fraude. Un proceso similar de desmitificación es el que ya acometió Sebreli en El olvido de la razón respecto a algunos de los grandes popes de la filosofía contemporánea, de Nietszche y Heidegger a Levi-Strauss, Lacan y Derrida, entre otros.

"Hago una crítica de los mitos", ha indicado Sebreli durante la presentación. "Creo que una sociedad democrática e igualitaria en que los individuos son conscientes de su libertad no han de poner sus destinos en manos de los mitos". Finalmente, quizá consciente de la polvareda que pueden levantar sus declaraciones, ha advertido: "Los datos [que hay en el libro] son objetivos; las interpretaciones, que son mías, pueden ser discutibles".

El ensayista Juan José Sebreli presenta Comediantes y mártires (Debate) hoy martes 11 de noviembre a las 19.30 en la Casa de América, plaza de Cibeles, 2 (Madrid).

search